La frecuencia que inspira...

Temas de Vida

Autor: Marielisa Tedesco - 21/04/2015
Motivación
La fuerza que nos mueve, la inspiración endógena o exógena, esa que nos lleva a lograr lo que nos proponemos: Motivación. El otro día una vecina amiga mía me dio un aventón hasta mi casa y hablando de todo un poco, tocamos el tema del por qué nosotras las madre nos reinventamos siempre para seguir logrando éxitos en nuestra vida laboral. Claro, en principio manifestamos nuestras satisfacciones personales pero también estribamos nuestros logros a nuestros hijos, es decir; ellos son parte de nuestra motivación.
Al despertarnos programamos nuestros pensamientos enfocados en el agradecimiento y demás rituales particulares, pero también accionamos la razón para lograr nuestros objetivos. Al descubrir cuáles son: la familia, los hijos, la pareja, hasta nosotros mismos sólo queda seguir con lo planteado. ¿Qué te motiva hoy día? ¿Cuál es tu razón para afianzar las ganas de lograr lo que quieres tener?
Tómate tu tiempo y después de evaluar tus metas, pregúntate ¿Cuál es mi motivación? Una persona con motivación positiva es aquella que es capaz de sortear los desafíos del día a día. Estar motivados es creer en nosotros mismos y en nuestro potencial, creer en los demás y en que es posible cambiar las cosas a través de acciones concretas y por la fe en el poder transformador de las mismas.
La motivación es aquella energía que nos brinda una visión diferente de lo existente, es acción y creación, es el camino entre uno mismo y sus realizaciones. Una persona auto motivada es aquella que actúa  no que espera a que se realicen las cosas.  No son las cosas que nos salen bien las que nos motivan, al contrario; es la motivación la que nos lleva a que hagamos las cosas bien. El Padre Ricardo Bulmez en su libro “El arte de combinar el sí por el no”, nos regala unos de tantos ejemplos sencillos de la vida para que nos demos cuenta que depende de nosotros generar y realizar cambios positivos en nuestro entorno. Ante un obstáculo, ni intentes pasar por alrededor, o por debajo, más bien pásalo directamente por arriba como si no existiese.
Marielisa Tedesco
@lahoraclasica
lahoraclasica2050@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas