La frecuencia que inspira...

¿Interesante, verdad?

Autor: Marielisa Tedesco - 18/03/2015
SONIDO DE TAMBORES PARA LA SALUD MENTAL

Por Hernani Zambrano Giménez
hernaniz@yahoo.com
Los instrumentos de percusión son elementos que han estado siempre presentes en la naturaleza y permiten a los humanos provocar sonidos o ritmos acompañantes de sus actividades diarias, de sus rituales mágicos e incluso musicales. Desde lejanos tiempos los humanos han golpeado, sacudido, raspado o entrechocado elementos que originan sonidos. 
La percusión es quizá la forma más primitiva de instrumentos de música, y es tan antigua como la civilización misma. Se usaba sin conocimiento alguno, y los ejecutores seguían con intuición propia los ritmos al golpear sobre panderetas, conchas, cascabeles, o cualquier elemento de sonido agradable no molestoso para la música o historia que alguien contara o “cantara”. La percusión se usa para crear patrones repetitivos, alternativos o intercalados, de ritmos (como batería y tambores), o para producir diferentes notas musicales, con los xilófonos y marimbas. También acompaña a otros instrumentos de música, para crear y mantener el ritmo y coordinación entre esos instrumentos. 
El tambor y la batería son, con seguridad, los elementos percutores más famosos y expandidos. Ahora son parte de casi toda agrupación musical pequeña o grande, y acompañan desde uno hasta decenas de músicos en sus ejecuciones de música, tanto folclórica, como religiosa, popular, clásica y académica. 
Investigaciones en cardiología, neurología e inmunología, confirman que al participar intensamente, como ejecutores o seguidores, con elementos de percusión (tambores y similares), se experimentan condiciones beneficiosas para la higiene mental individual y grupal. Siempre que sea con volúmenes moderados, las personas se alejan del estrés, y hasta pueden entrar en relajamiento al contagio con la percusión. Los latidos cardíacos y la respiración pueden aumentar, sin que los registros encéfalográficos y cardiogramas presenten “picos” ni desarmonías anómalas en quienes disfrutan de las percusiones de la música. ¿Interesante, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas